martes, 13 de octubre de 2015

CUANDO REMITIR A LOS NIÑOS A PSICOPEDAGOGIA O A PSICOLOGIA.


El papel del docente es fundamental en el crecimiento y aprendizaje de niños y jóvenes. Y no solo en el crecimiento y aprendizaje  de conocimientos sino en su desarrollo integral: emocional, comportamental y moral.

Muchas dificultades que se presentan pueden ser resueltas dentro del aula por el docente como por ejemplo ayudar a un estudiante para ser más sociable y en el fortalecimiento en habilidades para la toma de decisiones, pero hay comportamientos y situaciones problema que requieren de la ayuda de un especialista en el área de psicopedagogía o psicología para superarlo de forma efectiva.
Recomendamos entonces a los docentes estén atentos a este listado de posibles síntomas o comportamientos que son posibles indicadores de que un niño o un joven debe ser remitido a psicopedagogía o a  psicología:

Comportamiento agresivo:
-          Amenaza o intimida  a sus compañeros
-          Crueldad física con animales
-          Inicia peleas
-          Destruye o daña elementos escolares, o pertenencias de compañeros.

Área social- emocional- sexualidad:
-          Pataletas frecuentes dentro o fuera del aula
-          Discusiones frecuentes con figuras de autoridad
-          Se rehúsa al cumplimiento de órdenes
-          Dificultad para entablar relaciones sociales
-          Estado animo triste o enojado de forma frecuente
-          Llanto frecuente
-          Aislamiento en clase
-          Perdida de interés en actividades que eran favoritas
-          Quejas frecuentes enfermedades físicas como dolor de cabeza o dolor de estómago, vomito.
-          Ausencias frecuentes al colegio
-          Bajo rendimiento académico de forma persistente o cambios en su rendimiento
-          Intentar o hacer mención de que desea escaparse de casa o colegio.
-          Interés excesivo o evitar todo lo que tenga que ver con temas  sexuales
-          Muestras de abusos o molestias sexuales es sus dibujos o juegos
-          Inquietud sexual, masturbación o toca a sus compañeros en los genitales
-          Miedos constantes

Comportamiento motor- lenguaje- aprendizaje:
-          Evita o se disgusta si debe realizar una tarea que requiere esfuerzo mental prolongado
-          Abandono frecuente de su puesto en el aula
-          Tartamudez
-          Trastornos específicos del aprendizaje

Otros comportamientos que aunque no resultan evidentes en clase, usted tiene hipótesis/sospecha acerca de que se presentan:
-        Problemas de alimentación
-          Conductas autolesivas.
-          Pesadillas u otros trastornos del sueño
-          Maltrato físico o psicológico
-          Enuresis
-          Sobreprotección por parte de padres
-          Duelos no resueltos
-          Baja autoestima.





Que hacer frente una pataleta.. ¿Que hago?

ACABA CON LAS PATALETAS  EN 4 PASOS



Los niños nos ponen a prueba constantemente y nosotros nos desesperamos, pero hay que tener en cuenta que no lo hacen con intención de fastidiarnos. Simplemente, todavía no saben expresarse de otra manera. 
De momento, el niño no tiene el lenguaje tan desarrollado como para expresar lo que quiere y tampoco sabe todavía cómo manejar el enfado o la frustración que está sintiendo de forma tan intensa. Entonces, ¿qué hacemos? ¿Esperar hasta los 4 años? Se preguntan muchos padres. Lo cierto es que es a partir de esa edad cuando las rabietas empiezan a formar parte del pasado, pero en el día a día, hay muchas cosas que se pueden hacer para, entre todos, acabar con las dichosas pataletas.


 Prevenir
Anticiparse a la situación es garantía de éxito. Los padres saben perfectamente cuáles son las situaciones que pueden desencadenar una rabieta. ¿Por qué tentar la suerte? No pasa nada si desvías o rodeas a la tienda de dulces o para no pasar por delante de la tienda de juguetes, cuando sabemos que al estar delante de estas,  nuestro pequeño angelito puede convertirse o imitar a la niña del exorcista cada vez que pasa en frente de estas. Otra realidad es que si nos encontramos con amigos en la calle, no podemos pedirle a un niño de dos años que aguante media hora de conversación. No es posible.
También hay que tener en cuenta que cuando los niños están cansados, hambrientos o incluso cuando están a punto de ponerse malitos están más irritables y son más propensos a las pataletas.
Despistar
A Alfredo se le ponen las orejas rojas, Ángel aprieta fuerte los puños, Sofía llora y se mueve inquieta en su silla... Son los signos de alarma que avisan de que el pequeño está a punto de perder el control. En estas situaciones hay que echar mano del improvisador que cada padre lleva dentro para desviar la atención del niño. “¡Mira, vamos a contar cuántos carros rojos pasan!”, le dice la mamá a su hija cuando la niña empieza a agobiarse en el autobús o en el carro.
Otra opción es anticipar las consecuencias, por ejemplo “como te estás portando tan bien, al terminar…. (Buscar una recompensa que le guste) ”. Pero ¡ojo!, tratándose de niños tan pequeños la recompensa tiene que ser pronto y no es conveniente hacerlo siempre, ya que así entendería que solo tiene que portarse bien a cambio de premios.

Ignorar
Suponemos que hemos seguido al pie de la letra los pasos 1 y 2 y, aún así, nos encontramos con una hermosa rabieta entre manos. Al igual que pasa con los adultos, con un niño en pleno ataque de ira no se puede razonar. Lo mejor que podemos hacer es ignorar su comportamiento, no prestarle ninguna atención. ¿Y eso por qué? Pues porque la pataleta es un comportamiento negativo y nuestra atención un premio, por lo tanto no tiene sentido premiarle con atención, aunque sea para regañarle, si lo que queremos es que deje de comportarse así.
  • En casa es muy fácil. Basta con cambiarnos de habitación y seguir a lo nuestro. Seguramente ni tendremos que molestarnos en vigilarlo, ya que es muy probable que nos siga por toda la casa,  se les recuerda  “que una rabieta sin público es como un jardín sin flores.”
  • En la calle, es otro cantar. Si estamos en una zona sin peligro basta con alejarnos unos metros, no mirarlo o hacer como que hablamos por teléfono. Si se puede hacer daño o intenta golpearnos a nosotros podemos sujetarlo con firmeza.
  • En un restaurante, lo más probable es que tengamos que sacarlo fuera un ratito hasta que se calme y, seguramente, en alguna ocasión habrá que ceder y que se salga con la suya. Esta debe ser la excepción y no la norma, ya que si los niños aprenden que llorando y pataleando al final obtienen lo que quieren, estamos perdidos.
Pasar la página
Y una vez que haya pasado la rabieta o pataleta.  Aunque estemos todavía con el mal genio, del mal rato que nos ha hecho pasar, en el momento en el que deje la rabieta le acogemos y damos por resuelto el tema sin hacer comentarios sobre lo que ha ocurrido.
Ya hemos hablado de qué hacer para reducir su mal comportamiento, pero los padres muchas veces olvidamos premiarles cuando lo hacen bien, con lo cual, los niños sacan la conclusión de que solo les prestan atención cuando se portan mal. En el día hay un montón de oportunidades para decirles lo bien que hacen las cosas: “¡Qué bien está comiendo hoy mi niño!”, “¡me encanta cuando juegas con tu primo sin pelearte!”, “¡cómo me gusta qué me ayudes a regar las plantas!” “¡me siento tan feliz cuando comes todo!”.
Del mismo modo, dedicarle todos los días un ratito de atención en exclusiva, compartiendo un juego del que él sea protagonista, es la mejor inversión anti-rabietas que podemos hacer.
Alguna cosa más sobre las rabietas

  • Dependen del temperamento del niño. Los que de bebés lloraban mucho y eran difíciles de calmar, pueden tener más rabietas entre los 2 y los 4 años.
  • La actitud de los padres debe ser tranquila y firme. Si durante la rabieta, los niños ven que 'flaqueamos', esta durará más.
  • Si nunca hemos ignorado su comportamiento durante las pataletas, es posible que estas aumenten en intensidad y frecuencia tras empezar a hacerlo, pero seguramente cesaran  a los pocos días si aprende siguiendo estos pasos.
  • Aunque las pataletas parecen eternas, el desgaste físico y emocional de los peques es tan grande que no suelen durar más de media hora y se reducen a 5 o 10 minutos si mantenemos siempre la misma actitud.
  • Es importante que todas las personas que cuidan al niño sigan las mismas normas, que deben ser pocas y muy claras.

lunes, 12 de octubre de 2015

Funciones Ejecutivas y algunos apps

Hablamos de funciones ejecutivas para referirnos al conjunto de habilidades cognitivas que van a permitir desarrollar tareas relacionadas con la anticipación, la planificación, la toma de decisiones, flexibilidad, autorregulación, etc.

Los componentes de las Funciones Ejecutivas son los siguientes:
  • Memoria de trabajo
  • Planificación
  • Monitorización
  • Control de impulsos
  • Inhibición de respuestas inadecuadas
  • Búsqueda organizada
  • Flexibilidad de pensamiento y acción
En base a estos componentes se pueden diseñar distintas actividades para fomentar su desarrollo. Hay 5 aplicaciones bien interesantes.. aquí les dejo el link..para que las revisen...

Atención y Memoria (de Exerkids) Attention And Memo Exercises For Preschoolers  https://itunes.apple.com/us/app/logic-for-preschoolers/id647082590?mt=8


MyGame Memory (de Accegal) 



Memo y Repe (de Asdra)



  



Flow Free



domingo, 11 de octubre de 2015

Intervención psicológica en el TDAH




La intervención psicológica en el Trastorno por déficit de atención e Hiperactividad (TDAH) es una terapia para ayudar a los niños y adolescentes a desarrollar sus capacidades cognitivas.
La terapia psicológica, resulta imprescindible de cara a aportar las estrategias conductuales y cognitivas necesarias para su correcto abordaje por parte de la familia, del entorno escolar y del propio niño.

Focos de intervención
  • Cambiar los precedentes y las consecuencias de los comportamientos inapropiados para modificar éstos.
  • Establecer reglas claras y consistentes, lo que brinda la oportunidad de predicción de consecuentes, dando lugar a la corrección oportuna.
  • Incrementar las oportunidades de éxito en sus actividades y disminuir las situaciones de fracaso.
  • Darle valor y utilidad a las recompensas extrínsecas e intrínsecas.
  • Desarrollar el autoconocimiento: Conocer más sobre el propio desarrollo y los aspectos de la persona.
  • Abordar los aspectos problemáticos y que generan malestar en la persona.
  • Descubrir las potencialidades y posibilidades de la persona.
  • Desarrollar competencias a través de métodos de entrenamiento.
  • Identificar aquellos factores (internos y externos) que me generan malestar y aprender a evitarlos y/o afrontarlos.
La intervención psicológica en los niños y adolescentes TDAH debe incluir dominios en los que el afectado manifiesta algún problema como cognitivo, emocional, comportamental:
ABORDAJE PSICOEDUCACIONAL:
  • Explicación del TDAH al afectado
  • Posibles problemas o riesgos asociados al trastorno
  • Las diferentes vías de intervención y tratamiento que existen
  • Aceptación activa del diagnóstico por parte del afectado
  • Acuerdos de compromiso y cumplimiento terapéutico
TERAPIA COGNITIVO-CONDUCTUAL:
  • Desarrollo y orientación personal
  • Resolución de conflictos
  • Entrenamiento en auto-instrucciones
  • Organización y planificación de la conducta en función de objetivos y metas.
  • Autorregulación emocional
  • Entrenamiento en habilidades y estrategias internas 
TERAPIA DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA:
  • Normas y limites
  • Entrenamientos en hábitos positivos
  • Modificación de conductas disruptivas y problemas de conducta
  • Entrenamiento en conductas positivas
ENTRENAMIENTO EN HABILIDADES SOCIALES:
  • Autoestima, comunicación emocional
  • Entrenamiento asertivo
  • Reglas de sociabilización
  • Entrenamiento en conductas prosociales
  • Habilidades de competencia social
TÉCNICAS DE RELAJACIÓN Y CONTROL DEL ESTRÉS Y LA ANSIEDAD:
  • Relajación y respiración
  • Expresión corporal
  • Realización de actividades externas como actividades deportivas, hobbies, actividades socio-culturales
  • Psicomotricidad
El lenguaje interno o las autoinstrucciones son las que facilitan esta interiorización de las reglas e instrucciones, ya que fomentan el pensamiento organizado y reflexivo. Los procedimientos autoinstruccionales y las técnicas de resolución de problemas tienen como objetivo que el sujeto interiorice pautas de actuación generalizables a distintas situaciones con el fin de alcanzar los objetivos propuestos.

BIBLIOGRAFÍA
Orjales, I. y Polaino-Lorente, A. (2001), Programas de Intervención Cognitivo-conductual para
niños con Déficit de Atención con Hiperactividad. CEPE.
Polaino, A.; Avila, C.; Cabanyes, J.; García Villamisar, D.; Orjales, I. y Moreno, C . (1997).
Manual de Hiperactividad Infantil. Unión Editorial.
Rief, S. (1999). Cómo tratar y enseñar al niño con problemas de atención e hiperactividad.
Técnicas, estrategias e intervenciones para el tratamiento del niños con TDA/TDAH. Paidós.

Autismo 4 pasos para abordar los problemas sensoriales en casa

Los niños/as con Autismo no están en otro mundo, sino que su percepción del mundo es diferente porque tienen experiencias sensoriales perceptivas inusuales (desde el punto de vista del desarrollo típico). Estas experiencias ocasionan hiper- o hipo- sensibilidad. Por lo tanto no es de extrañar que si una persona percibe los olores, los colores, las formas o sonidos de diferente forma, su comportamiento será acorde a esta forma de sentir.
Cuando un niño/a es diagnosticado de Autismo, las prioridades psicoeducativas se centran sobretodo en el desarrollo de habilidades sociales y de la comunicación, ignorando o apartando los “problemas sensoriales”. ¿Por qué ocurre esto? Comprender cómo perciben a nivel sensorial los niños/as con Trastorno del Espectro Autista es complejo y además no existe un método único que valga para todos. Esto quiere decir que la dieta sensorial de cada niño/a será única y específica para él.



La información que nos aporta el perfil sensorial de un niño/a es realmente crucial para la posterior selección de métodos. Sin conocer los problemas sensoriales de un niño/a estamos trabajando a ciegas…
Muchas de las conductas catalogadas como inapropiadas tienen su origen en cómo el niño/a percibe los diferentes estímulos. Esto quiere decir que si la causa tiene un origen sensorial, deberemos atender a la percepción y no a la conducta. Si un niño/a se tapa los oídos porque le molesta un sonido, sujetar sus manos o enfadarse cuando lo haga no servirá de nada. Si escupe la comida, tal vez note dolor o angustia, por lo que obligarle a comer solo desarrollará una aversión total al momento de la comida.
Entender cual es el funcionamiento perceptivo de un niño/a es la clave para poder abordar las dificultades en el día a día.
A continuación explicamos de forma breve los 4 pasos que hay que tener en cuenta para abordar los problemas sensoriales en casa.

Autismo: 4 pasos para abordar los problemas sensoriales en casa.

  1. Conoce los diferentes sistemas perceptivos
Todo aquello que descubrimos y conocemos del mundo proviene de nuestros sentidos. Nuestro comportamiento y sensaciones son producto de todo aquello que hemos visto, olido, oído, tocado…
La percepción es el proceso mediante el cual un organismo recoge, interpreta y comprende la información del mundo exterior y la interpreta en el cerebro.
Sistemas
Descripción
Visual
Facultad de ver
Auditivo
Facultad de percibir sonidos
Sistema Vestibular
Estructuras que se encuentran dentro del oído interno. Dicho sistema participa en la captación de la posición y movimiento de la cabeza
Olfativo
Facultad de percibir olores y aromas.
Gustativo
Percibir el sabor de una sustancia cuando ésta se encuentra en la boca y garganta.
Táctil
Facultad de percibir el tacto, presión, dolor y temperatura.
Propioceptivo
Facultad de percibir sensaciones que ocurren dentro de nosotros, especialmente aquellos relacionados con la posición y el movimiento.
La percepción depende de la madurez y del aprendizaje. Si los procesos perceptivos funcionan correctamente, el niño/a será capaz de darle sentido a las cosas sin tener que relacionarse con el entorno.
  1. Identifica en tu hijo/a posibles experiencias sensoriales.
Las experiencias sensoriales en el Autismo son muchas y diversas, a continuación presentamos las más comunes:
  • Hiper e hiposensibilidad 
    Para detectar si tu hijo/a tiene Hipersensibilidad y/o Hiposensibilidad en algún sistema perceptivo busca los siguientes síntomas;
Sistema
Hipersensibilidad
Hiposensibilidad
Visual
Mira constantemente partículas diminutas, recoge motas pequeñas de polvo, no le gusta la oscuridad ni las luces brillantes, le asustan los destellos súbitos de luz, mira hacia abajo, se tapa los ojos con luces brillantes.
Incapacidad para descifrar dónde están los objetos, solo ven sus contornos. Mirar fijamente al sol o a las luces brillantes, caminar alrededor de algo, pasar las manos por los bordes de un objeto, mueve los dedos u objetos en frente de sus ojos
Auditivo
Se tapa los oídos, tiene el sueño muy ligero, le asustan los animales, no le gustan las tormentas, las muchedumbres..
No le gusta que le corten el pelo, elude los ruidos. Realiza ruidos repetitivos para evitar oír otros sonidos.
Golpea los objetos, cierra las puertas de golpe, le gustan las vibraciones,le gusta la cocina y el baño.
Le gusta las muchedumbres, el tráfico…
Rasga papel y lo arruga en la mano.
Le gustan los ruidos y los sonidos.
Realiza ruidos rítmicos a gran volumen.
 Gustativo
Come poco, usa la punta de la lengua para probar la comida, vomita con facilidad, reclama y ansía ciertos tipos de comida.
Come cualquier cosa, lame objetos y se los mete en la boca. Le gustan los sabores mezclados (agridulce). Regurgita.
Olfativo
Evita los olores, le gusta llevar siempre la misma ropa, se aparta de la gente.
Se huele a sí mismo, a las personas y objetos. Se embadurna y juega con los excrementos. Le gustan los olores fuertes.
Táctil
No quiere que le toquen, no tolera la ropa nueva, no quiere llevar zapatos, reacciona exageradamente ante el calor, frío y dolor. No le gusta estar sucio.
No le gusta alguna textura determinada de la comida. Evita a la gente.
Le gusta la ropa apretada y la presión. Busca la sensación de presión, abraza con fuerza, le gusta los juegos brutos y dar volteretas. Es propenso a autolesionarse. Escasa reacción al dolor y a la temperatura.
Vestibular
Reacciones de miedo con columpios, toboganes, tiovivo…
Dificultad en caminar por superficies desiguales. No le gusta tener la cabeza hacia abajo. Le angustia que sus pies no toquen el suelo.
Le gustan los columpios, toboganes…
Gira y corre dando vueltas continuamente, se balancea hacia adelante y hacia atrás.
Propioceptivo
Coloca el cuerpo en posiciones extrañas, dificultad en manejar objetos pequeños (botones).
Gira completamente el cuerpo para mirar algo.
Parece cansado, choca contra los objetos o las cosas, agarra los objetos débilmente, se tropieza con frecuencia, no es consciente de las sensaciones de su cuerpo (no siente hambre)
  • Inconsistencia de la percepción (Fluctuación)
Algunos niños/as pueden variar de hiper a hipo en función del momento o situación. A esto se le llama Fluctuación.
“A veces cuando los niños me hablaban, yo a penas oía. Otras veces sus voces sonaban como balas” (White y White, 1987).
 Para identificar si tu hijo/a presenta fluctuaciones busca los siguientes síntomas:
    • Responde de manera diferente según el dia o momento (placer/angustia/indiferencia) a los mismos estímulos o actividades.
    • Puede tener diferente tono muscular ( alto/bajo)
    • Los trazos a lápiz, letras, palabras…son irregulares.

  • Percepción Fragmentada
 Consiste en procesar por partes sin tener en cuenta el “todo” de un objeto, imagen o persona.
 “Cuando alguien podía ver una muchedumbre de gente, yo veía unicamente un brazo,una persona, una cara,un ojo…Yo veía diez mil imágenes mientras que otra persona solo veía una.” (Williams, 1998).
Cuando un niño/a con Autismo percibe las cosas por partes, necesita tiempo para adaptarse a los diferentes entornos, ya que no se siente seguro.
Si crees que tu hijo/a puede presentar percepción fragmentada busca los siguientes síntomas:
    • Se opone a cualquier cambio
    • Selecciona y se centra en los aspectos menores de su entorno.
    • Se pierde con facilidad
    • No reconoce a personas en las fotografías o que cambian mucho de ropa.
    • Oyen palabras aisladas y no la frase completa.
    • Huelen algunas comidas
    • Se sienten confusos con la comida que normalmente les gusta.

  • Percepción distorsionada
Hace referencia al cambio que el niño/a experimenta en la forma, el espacio, el sonido… Surge sobretodo en situaciones de sobrecarga de información y sobreexcitación nerviosa.
Síntomas de la percepción distorsionada:
    • Miedo a las alturas, escalera, ascensores…
    • Dificultad para atrapar una pelota
    • Es asustadizo si alguien se acerca.
    • Problemas de pronunciación.
    • Se golpea en ojos/nariz/orejas
    • Tiene dificultades para saltar o llevar un triciclo.
    • Baja de un salto desde sitios muy altos.
    • Movimientos repetitivos de la mano,cabeza o cuerpo que varía entre lo cercano y lo lejano.

  • Agnosia Sensorial
Cuando se produce un estado de agnosia sensorial, se puede perder la interpretación de cualquier sentido. Si un niño/a  lo padece puede actuar como si estuviera ciego, sordo, dormido… Es una experiencia realmente complicada para ellos y desarrollan sus propias estrategias para hacer frente a ese estado.
Síntomas asociados a la Agnosia Sensorial:
    • Se siente o actúa como si estuviera sordo,ciego…
    • Rituales
    • Dificultad para interpretar los olores o sabores.
    • Parece que no sabe lo que esta haciendo su cuerpo.
    • Se desorienta al cambiar la posición de la cabeza.

  • Sinestesia
Es una experiencia involuntaria en la que el niño/a puede percibir diferentes sensaciones por sentidos que no son los corespondientes. Por ejemplo, escuchar un color, que un sonido produzca un olor… Es real, por lo que el niño/a realmente puede ver un sonido o escuchar una imagen. La sinestesia, muchas veces produce placer y además para muchas personas con autismo su forma de percibir el mundo es la normal y no piensan que cause alguna desventaja.
“ Me gustaba la forma en que la mayoría de las palabras jugaban en mi lengua, algunas palabras herían mis oídos” (Willey, 1999).
Para detectar si tu hijo experimenta sinestesia puedes buscar los siguientes síntomas;
    • Vista: Se siente frustrado por los colores “incorrectos” en letras, números…
    • Audición: Se cubre o golpea las orejas en respuesta a un estímulo visual.
    • Gusto: reproduce la acción de tragar en respuesta a un estímulo visual.
    • Olfato: se cubre, restriega o golpea la nariz en respuesta a un objeto, sonido o sabor.
    • Tacto: Se queja porque siente que le tocan cuando le miran. Siente dolor en el cuerpo en situaciones de bullicio.

  1. Descubre su perfil sensorial
Los familiares de niños/as con autismo deben ser conscientes de las diferencias perceptivas de sus hijos/as para ayudarles a sobrellevar aquellas sensibilidades que le resultan dolorosas o problemáticas y a potenciar sus puntos fuertes.
Es necesario que los profesionales reconozcan el perfil sensorial del niño/a para poder hacer planes de intervención adecuados no solo en los colegios y gabinetes, sino también en el hogar.
Para la realización del perfil sensorial proponemos la Lista de Control Revisada del Perfil Sensorial. Incluye 20 categorías en las que están recogidos los siete sistemas sensoriales. Consiste en un cuestionario que cumplimentan los familiares más cercanos del niño/a. Con lo que lo más importante es observar las conductas del niño/a en el hogar.
 El perfil sensorial te ayudará a….
  • Identificar las áreas en las que tu hijo/a tiene problemas e identificar las estrategias que ha utilizado para compensar.
  • Identificar sus puntos fuertes.
  • Identificar los campos problemáticos para poder trabajar con estrategias de acomodación o desensibilización sistemática (exponer de forma progresiva al estímulo que no tolera).
  • Identificar cual es su modalidad preferida que se utilizará como “puerta de acceso”.
(Si es visual, anticiparemos con pictogramas, si es táctil con objetos, si es auditivo con el lenguaje… aunque la mayoría de niños/as son visuales existen casos en los que prefieren otro sistema)
Si quieres más información acerca del perfil sensorial en el portal de Miradas de apoyo se ofrece una herramienta on- line.

4. Busca el Tratamiento adecuado
Existen diferentes tratamientos para mejorar los problemas sensoriales, a continuación describimos los más importantes aunque nos centraremos en la integración sensorial ya que es la más efectiva. Su realización debe llevarse a cabo también en los ambientes naturales del niño/a, es decir, en casa. Por lo que la familia tiene un papel importante.
  • Terapia de integración Auditiva
    • ¿Cuándo? Si presenta Hipersensibilidad Auditiva, dislexia o TDH.
    • ¿En qué consiste? Reeducación del mecanismo de la audición
  • Método Irlem
    • ¿Cuándo? Si presenta Hipersensibilidad visual o sensibilidad escotópica, distorsiones perceptivas y visión fragmentada.
    •  ¿En qué consiste? Utilización de lentes de colores para la lectura y gafas tintadas para mejorar la percepción visual del entorno
  • Optometría conductual
    • ¿Cuándo? Si presenta hiper o hiposensibilidad visual.
    •  ¿En qué consiste? Tareas y ejercicios visuales en sesiones individuales con el optometrista y ejercicios para casa.
  • Terapia de Integración Sensorial
    • ¿Cuándo? Si presenta cualquier dificultad en la percepción sensorial.
    •  ¿En qué consiste? Consiste en un programa planificado y programado llevado a cabo por un terapeuta ocupacional. Su objetivo es conseguir que el sistema nervioso procese la entrada sensorial de una manera normal. Por ejemplo, la hipersensibilidad al tacto se trata acariciando al niño/a con diferentes texturas. No obstante es necesario poder organizar actividades en el hogar en las que el niño/a pueda trabajar de una forma lúdica y divertida.
Establecer una habitación multisensorial en casa permitirá que su hijo/a pueda aprender a autoregularse además de disponer de un espacio de juego al mismo tiempo. Es importante que el terapeuta de integración sensorial, se desplace al hogar para enseñar a los padres a trabajar la integración de los sentidos en el contexto natural del niño/a así como el uso específico de técnicas a utilizar.
Algunas ideas para trabajar en casa los problemas sensoriales
 Para la hipersensibilidad al Tacto
  • Juegos con espuma de afeitar, espuma de jabón y plastilina.
  • Actividades de trabajo pesado: arrastrar una caja por la casa, jugar al sandwich, llevar la compra…
  • Actividades vestibulares: rodar con pelotas, columpiarse en hamaca o sábanas.
Para Hiposensibilidad olfativa, táctil y propioceptiva:
  • Aromaterapia: uso de aceites y masajes. La asociación repetida de un olor a una sensación de relajación puede enseñar al niño/a a relajarse.
  • Acompañar el masaje o momento de relajación con música o palabras “clave” ayudará a entrar en un estado de relajación si en una situación de ansiedad para el niño/a escucha la música o palabra .
Hipersensibilidad visual:
  • No utilizar luces fluorescentes.
  • Utilizar lámparas en lugar de focos.
  • Usar gafas coloreadas.
  • Usar bombillas de bajo voltaje.

Bibliografía:
Bogdashina, O. (2007). Percepción Sensorial en el Autismo y Síndrome de Asperger. Autismo Ávila.

Buscar este blog

Cargando...

Seguidores